Rosácea: Síntomas, causas y tratamiento

Rosácea: Síntomas, causas y tratamiento

La rosácea es una afección cutánea crónica que afecta a la piel y en ocasiones a los ojos. Afecta principalmente a personas de piel clara y de descendencia europea.

Síntomas:

Afecta principalmente el rostro, causando un enrojecimiento en la zona de las mejillas, frente y/o nariz. Este enrojecimiento puede producir una sensación de ardor, pequeños granitos que tienden
a confundirse con acné y dermatitis.

La temperatura en la piel del rostro es más alta debido al aumento de flujo sanguíneo en la zona, lo cual se manifiesta en episodios de ‘flushing‘ (ruborización repentina con o sin causa
aparente).

Causas:

Los factores que provocan la rosácea son diversos y pueden ser bastantes, entre ellos la predisposición genética, la infección por helicobacter pylori, enfermedades endocrinas, renales o
hepáticas, problemas intestinales, carencias vitamínicas y factores emocionales.

En un estudio realizado se comprobó que un 84% de pacientes con rosácea sufrían de gastritis crónica o colon irritable.

Como mencionamos en este post los factores emocionales influyen muchísimo en todos los problemas cutáneos. Si bien el estrés prolongado y otros factores emocionales influyen sobre la rosácea, éstos no son la causa directa de la rosácea, no es el estrés el causante, pero sí el estrés prolongado puede afectar ciertas partes importantes de nuestro cuerpo como las glándulas suprarrenales o adrenales y éstas provocar una liberación desmedida de histaminas, lo cual provocaría estos episodios tan desconcertantes de
‘flushing‘.

Las glándulas suprarrenales están localizadas en la parte superior de ambos riñones y son responsables de equilibrar la reacción del organismo ante situaciones de estrés. Controlan las hormonasque son liberadas en momentos de tensión como la adrenalina y el cortisol.  Con el tiempo y los períodos de tensión constante, estas glándulas no pueden seguir con la producción de hormonas, por lo que éstas disminuyen drásticamente haciendo que la persona experimente fatiga adrenal y agotamiento intenso. Si no tenemos en equilibrio el cortisol y este agotamiento no es tratado debidamente puede derivar en un sistema inmunológico hiperactivo, esto a su vez causa alteraciones emocionales como el estrés, la ansiedad y depresión, puede desarrollar alergias y en casos mas severos enfermedades autoinmunes.

 

Si hace tiempo que te encuentras en un estado de estrés crónico es posible que tengas síntomas de hiperventilación crónica causada por el estrés, lo cual produce sensación de falta de aire y
suspiros frecuentes y profundos, mareos al levantarse y sensación de desvanecerse.

 

La rosácea puede afectar también los ojos (rosácea ocular) y ésta causar un enrojecimiento ocular, sensibilidad a la luz, visión borrosa o dificultad para enfocar, especialmente de noche.

Tratamiento:

No existe una cura definitiva para la rosácea ya que se trata de una afección crónica.

Los medicamentos recetados en casos de rosácea como los antihistamínicos o algunos antibióticos mejoran temporalmente la apariencia de la piel pero no tratan ni ‘curan’ el problema de raíz, por
ese motivo los síntomas reaparecen al cabo de poco tiempo y muchas veces agravados.

 

¿Quiere decir esto que no hay solución? Bueno, con un conjunto de buenos hábitos alimenticios, emocionales y mentales sí podemos controlarla.

 

Evita:

Los alimentos con altos niveles de histamina o vaso dilatadores, entre ellos las bebidas alcohólicas (especialmente el vino tinto), las setas, las frutas secas, las carnes procesadas, los lácteos, el vinagre, los tomates, las berenjenas y mariscos.

Evita también el ejercicio intenso y las temperaturas extremas, tanto frías como calientes. Mucho cuidado con el agua caliente y el sol directo.

Hidrata tu piel bebiendo suficiente agua y cuídala con productos cosméticos saludables, libres de tóxicos.

En el mercado encontramos productos de alta gama específicos para la rosácea (o rojeces) pero la lista de ingredientes muchas veces está repleta de derivados del petróleo como las siliconas u
otros ingredientes, además de conservantes, colorantes y perfumes sintéticos, que en la mayoría de casos lo único que harán será agravar los síntomas.

 

Cambia tu rutina facial y elige cosmética natural sin tóxicos.

No necesitamos tóxicos para cuidar nuestra piel, estos ingredientes son innecesarios y muy perjudiciales, especialmente en casos de rosácea.
Aunque optes por cosmética natural, si es la primera vez que vas a utilizar un producto y desconoces si tienes alergia a alguno de sus componentes, antes de
aplicarte la crema o el producto por todo el rostro, haz una prueba aplicando una pequeña cantidad en el cuello y espera 24 horas.Evita los productos muy astringentes aún si tu piel es grasa. Hay algunas pieles con rosácea que no toleran los productos con alcohol, mientras que a otras les benefician por su acción antibacteriana, siempre y cuando la fórmula del producto sea balanceada y hablemos de un producto altamente hidratante y nutritivo. Nadie mejor que tu piel para
decirte lo que le gusta y lo que no, así que préstale atención.

El maquillaje es un elemento muy útil a la hora de disimular las rojeces y resaltar nuestros rasgos mejorando nuestra apariencia y elevando nuestra autoestima, pero tendrás que ser muy cuidadosa con la elección de productos. Al igual que en el caso de los productos de cuidado facial, escoge maquillaje natural mineral sin tóxicos. Hoy podemos encontrar una interesante variedad de marcas que ofrecen esta alternativa y a precios muy asequibles.

Sobretodo recuerda que la rosácea no te convierte en peor persona y eres preciosa y precioso cuando eres tú mismo. No te obsesiones con el tema ya que esto solo te generará más ansiedad y agravará el problema, acepta la situación, esto te ayudará a conocerte mejor y aprenderás a escuchar tu cuerpo. Aprende a quererte. No te dejes engañar por anuncios que prometen soluciones milagrosas o curas definitivas porque no las hay, lamentablemente en la red hay mucha gente que se aprovecha de la desesperación de los demás para lucrarse.

Si tienes rosácea, un blog que nos encanta es el blog www.dominaturosacea.com donde Laura, que también tiene rosácea, te ayudará a vivir con ella minimizando sus efectos y llevando una vida saludable.

También te animamos a visitar este post donde la semana pasada te recomendamos 10 hábitos saludables que te ayudarán tengas o no rosácea :)

La semana que viene hablaremos de la publicidad y el engaño de una piel perfecta.

Tus comentarios son la vida del blog, por eso si te ha gustado este post ¡estaremos encantados de saber tu opinión y conocerte! Pero por favor, no dejes un enlace directo a tu blog o página web ya que Google lo considerará SPAM y no es beneficioso ni para ti ni para nosotros ¡Gracias! :)

 

 

El saber nunca está de más:

 Únete a esta grandiosa comunidad y

Recibe gratis nuestro contenido más valioso.

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies Más Información

The cookie settings on this website are set to "allow cookies" to give you the best browsing experience possible. If you continue to use this website without changing your cookie settings or you click "Accept" below then you are consenting to this.

Close